Comparto con vosotros una leyenda real que ha tenido sitio en mi despacho